Efecto rebote: el fantasma de las dietas.

Efecto rebote

En Clínica Riba nuestros expertos en nutrición escuchan, aconsejan y acompañan a los pacientes con problemas de obesidad y sobrepeso. Con esto se consigue que el efecto rebote no sea una traba en la pérdida de peso. Basándose en una dieta equilibrada y un cambio de hábitos alimenticios se logra adelgazar de manera saludable y segura.

Para conseguir un peso saludable y poder mantenerlo, es importante tener una base de organización y manejo de cantidades.
A continuación os dejamos unas pautas que seguro serán de gran ayuda para evitar el tan temido efecto rebote.

 

1) Cefecto_reboteomienza el plan de bajada de peso de la misma manera que luego lo mantendrás.
a-Teniendo una organización alimentaria, es decir, comiendo cada 2 ó 3 horas.
b- Controlando cantidades, previniendo una saciedad inmediata y tardía. Esto te permitirá bajar de peso comiendo en forma organizada.

2) No hagas dietas muy estrictas.
Te durará un suspiro la bajada de peso conseguida. Mejor, piensa que si consumes 3.000 calorías por día, con sólo consumir 500 calorías menos, sumadas a un gasto aeróbico de 500 calorias en una caminata diaria habrás ahorrado 7000 calorías por semana, que significará un kilo de grasa bajado.

3) Realiza dietas puntuales y especiales. Como depurativa o proteica, que ayudarán al descenso de peso en caso de una meseta y serán tu herramienta ante una fluctuación del peso.

4beneficios-drenaje-linfático) No tomes mezclas medicamentosas milagrosas. La mezcla de derivados anfetamínicos podrán darte un descenso que durará muy poco y ampliará tu lista de frustraciones por aumento de peso. Los diuréticos,una vez que dejamos de tomarlos, generan un desacostumbramiento del riñón, con lo cual podremos tener una gran retención de líquidos. Los laxantes alterarán la mucosa intestinal, la flora intestinal y, una vez abandonados, seguiremos con estreñimiento.

5) En caso de que sea necesario, y siempre indicado por tu médico ó nutricionista, podrás consumir fármacos antiobesidad.

6) Realizar actividad física aeróbica en rango de pérdida de peso, trabajando al 60-70% de la capacidad. Esto se logra en caminatas de más de 60 minutos, controlando en lo posible el ritmo cardíaco.

Si a pesar de la dieta y el ejercicio físico aún notas que alguna parte de tu cuerpo necesita perder un acúmulo graso, es posible que necesites ayuda médico-estética. La Hidrolipoclasia es el tratamiento adecuado y recomendado en estos casos con resultados muy satisfactorios, en una única sesión y de manera definitiva. Infórmate en este Blog o en nuestra web. Te esperamos!

 

 

Etiquetado con: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*