Mejora tu digestión y levanta el ánimo a la vez!

El estómago es muy sensible a situaciones de estrés y puede rebelarse en forma de ardor, pesadez y dolor. Aprender a relajarte e incluir en tu dieta alimentos que apacigüen tus nervios resulta de gran ayuda para reducir el “estrés” digestivo.

Los científicos lo afirman sin dudarlo: el estómago es nuestro segundo cerebro ya que posee una estructura neuronal capaz de producir y liberar los mismos neurotransmisores y moléculas que el cerebro “real”. Además, el 90% de la serotonina se produce y actúa en el sistema digestivo, lo que explica por qué las emociones están tan ligadas al estómago.

Alimentos anti-estrés

Pescado

Sus grasas omega 3 ayudan a mantener el sistema nervioso en equilibrio y favorecen la actividad neuronal.

Plátanos

Son muy ricos en potasio, una sustancia que relaja el sistema neuromuscular.

Lácteos

El calcio reduce los espasmos musculares y alivia la tensión. Estos alimentos también contienen triptófano.

Frutos secos

Nueces, almendras o avellanas contienen magnesio, que templa los nervios.

ATRACONES O AYUNOS

Lo primero que debes hacer, por supuesto, es aprender a controlar los nervios y eso lo puedes conseguir haciendo ejercicios de relajación, meditación y otras técnicas muy útiles en estos casos. La parte dietética también es muy importante para prevenir y para suavizar los síntomas si no has conseguido detenerlo antes:

Vigila atentamente lo que comes, ya que en una situación de estrés la ansiedad se dispara y se producen dos efectos contrapuestos: o se devora comida para “anestesiar” la ansiedad o se cierra el estómago y eres incapaz de comer nada. Cualquiera de estas dos situaciones es negativa porque los jugos gástrico se alteran y la sensación de dolor es inmediata.

ENEMIGOS A EVITAR

Azúcar, alcohol y café. Son los tres elementos de los que más se suele abusar cuando se está pasando por un período de estrés. Pero es el pez que se muerde la cola: si tienes estrés y comes lo que no te conviene, produces más ácidos y todo te sienta peor, lo que aumenta la tensión. La reeducación emocional junto con una dieta equilibrada son los mejores aliados para tratar la dispepsia.

No dejes el estómago vacío…ni lleno.

Lo ideal es comer 5 ó 6 veces al día, para mantener un nivel regular de azúcar en sangre y así no sentir un hambre voraz.

Botiquín de antiácidos

Las personas que padecen mala digestión por estrés suelen tenerlos a mano, pero no es lo más efectivo. Solucionan al momento el ardor pero no ayudan a gestionar el estrés, el foco del malestar.

PROCURA LLEVAR UNA DIETA EQUILIBRADA CON ALIMENTOS QUE RESULTEN FÁCILES DE DIGERIR Y QUE ADEMÁS, TE LEVANTEN EL ÁNIMO.

En Clínica Riba podemos ayudarte si padeces alguna patología asociada a la alimentación. Nuestro departamento de dietética y nutrición está a tu disposición para acompañarte en un régimen o menú equilibrado. También ofrecemos una amplia gama de tratamientos médico-estéticos para reducir volumen y modelar tu figura.

Te esperamos, con toda la confianza.

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *