Hidrolipoclasia y Retención de líquidos

Zonas de retención de líquidos

La acumulación localizada es asimétrica y se concentra desde las caderas a los tobillos. Se debe a trastornos venosos o linfáticos.

retencion_liquidos_sobrepeso1- Retención de líquido en: Rostro, mentón y cuello.

Causas: Síndrome premenstrual.
      Reacciones alérgicas: Esta respuesta orgánica también puede darse en todo el cuerpo, pues
es un problema sistémico.

2- Retención de líquido en Abdomen.

Causas: Síndrome premenstrual.
Toma de anticonceptivos.
Ambos factores dan sensación de hinchazón, aunque la retención no tenga signos clínicos.
Sin embargo, el aumento de peso y la hinchazón dependen de la superficie corporal (cuanto mayor es, más líquidos puede acumular) y de la alteración particular de hormonas.
Ascitis: Afección que forma un cúmulo de líquido en la zona abdominal.
Afecciones renales.

3embarazo_retencion_liquidos– Retención de líquido en Caderas y Muslos

Causas: Obstrucción de los conductos linfáticos. Provoca que el líquido pase de las células y arterias al espacio intersticial formando un edema localizado.
Trastornos venosos o varices.
Toma de ciertos medicamentos. Algunos fármacos tienen como efecto colateral la retención de líquidos, por ejemplo, los corticoides. En otros casos, la retención es una reacción alérgica a ese medicamento.

4- Retención de líquido en Pies y tobillos

Causas: Insuficiencia cardíaca. Genera una gran retención de líquidos que se manifiesta en todo el cuerpo. Pero, los edemas más notorios están en tobillos y pies.
estrias en gemelosEmbarazo. Deriva de un trastorno circulatorio debido a que el volumen del abdomen comprime los vasos sanguíneos que transportan la sangre de los miembros inferiores al corazón. Esa tensión provoca que se acumule líquido en los tejidos. Por su parte, los cambios hormonales producidos en el embarazo y el aumento del flujo sanguíneo durante la gestación favorecen también que se produzca.Las mujeres con trastornos renales y cardíacos son de por sí más propensas a sufrir retención de líquidos en el embarazo, favorecida por el exceso de sodio y la falta de agua.

La Hidrolipoclasia nos ayuda a eliminar la grasa en acumulada en estas zonas antes mencionadas.  Una vez la zona se ha “quitado” el exceso graso consigue mejor vascularización, y la linfa también circula con menor dificultad.
En Clínica Riba recomendamos la presoterapia y el masaje de drenaje linfático manual como tratamientos paliativos a este problema.

 

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *